Me siento obligado a seguir siendo transparente. Realmente nivela el campo de juego y erradica la vergüenza que tengo, o que uno podría tener, de ser humano. Así que seguiré adelante.