Mis padres me ofrecieron la idea de no tener techo. No había límite en cuanto a lo que era posible, no me enviaron mensajes para decirme que no podía hacer nada.