No quería ser una de esas mujeres que se despiertan a los 63 años y se dan cuenta de que han perdido la oportunidad del matrimonio y los hijos.