Siempre fui un observador de personas. Me sentaba solo en las esquinas de las calles y miraba a la gente e inventaba historias sobre ellos en mi cabeza. Entonces, de repente, fui yo quien estaba siendo observado.