Mi amigo más cercano, que murió no hace mucho, está enterrado cerca de la tumba de Marx en el cementerio de Highgate, por lo que veo a la manada de admiradores depositando rosas al pie de su lápida con regularidad. Yo nunca he tenido la tentación de dejar flores allí. Grandes teorías, lástima de la práctica. Marx hizo muchas cosas. Pero inventar la clase no era uno de ellos.