Ciertamente no puedo quejarme. Trabajo seis días a la semana, si no siete, y dieciocho de veinticuatro horas; afortunadamente, con mucho placer. ¿Por qué? Porque solo hago algo si quiero hacerlo, necesito sentir un deseo, encontrar placer en seguir adelante, crear, mover, inventar.