A menudo me ha sorprendido el hecho de que la mayoría de los padres que están experimentando relaciones positivas y gratificantes con sus hijos preadolescentes, sin embargo, esperan con aprensión y se preparan para el tormentoso período de la adolescencia.