Cuando me presentan en conferencias invitadas en otras universidades, los estudiantes colocan un muñeco Bobo junto al atril. De vez en cuando, me han pedido que autografíe uno. El muñeco Bobo ha alcanzado el estrellato en los círculos psicológicos.