Dadas las condiciones sociales adecuadas, se puede inducir a la gente corriente y decente a cometer actos extraordinariamente crueles.