El contenido de la mayoría de los libros de texto es perecedero, pero las herramientas de la autodirección son útiles con el tiempo.