El logro se juzga socialmente con criterios mal definidos, de modo que uno tiene que depender de otros para saber cómo lo está haciendo.