En las formas finales de desvinculación moral, los malhechores tratan a los adversarios como seres demoníacos, animales subhumanos. Eliminar cualquier sentido de humanidad compartida elimina las restricciones morales.