Abandonarse a los principios es realmente morir, y morir por un amor imposible que es lo contrario del amor.