Aquellos que lloran por los períodos felices que encuentran en la historia reconocen lo que quieren, no el alivio sino el silenciamiento de la miseria.