Cada acto de rebelión expresa una nostalgia por la inocencia y una apelación a la esencia del ser.