Después de todo, cada asesino cuando mata corre el riesgo de sufrir la más terrible de las muertes, mientras que quienes lo matan no arriesgan nada más que un ascenso.