El deseo de posesión es insaciable, hasta tal punto que puede sobrevivir incluso al amor mismo. Amar, por tanto, es esterilizar a la persona amada.