La integridad no necesita reglas.