La única forma de lidiar con un mundo no libre es volviéndose tan absolutamente libre que su propia existencia es un acto de rebelión.