Mentir no es solo decir lo que no es verdad. Es también, de hecho especialmente, decir más de lo que es verdad y, en el caso del corazón humano, decir más de lo que uno siente. Todos lo hacemos, todos los días, para hacer la vida más sencilla.