Nací pobre y sin religión, bajo un cielo feliz, sintiendo armonía, no hostilidad, en la naturaleza. No empecé por sentirme desgarrado, sino en plenitud.