Porque si hay un pecado contra la vida, tal vez no sea tanto la desesperación de la vida como la esperanza de otra vida y eludir la implacable grandeza de esta vida.