Seguimos dando forma a nuestra personalidad durante toda nuestra vida. Si nos conociéramos perfectamente a nosotros mismos, deberíamos morir.