Todo hombre necesita esclavos como necesita aire puro. Gobernar es respirar, ¿no es así? E incluso los más desfavorecidos pueden respirar. Los más bajos de la escala social tienen sus cónyuges o sus hijos.