Todo revolucionario acaba convirtiéndose en opresor o en hereje.