Una prensa libre puede, por supuesto, ser buena o mala, pero, ciertamente, sin libertad, la prensa nunca será otra cosa que mala.