Ante Dios, todos somos igualmente sabios e igualmente necios.