Aquel que ya no puede detenerse para maravillarse y quedarse absorto en el asombro, está casi muerto, sus ojos están cerrados.