El nacionalismo es una enfermedad infantil. Es el sarampión de la humanidad.