En lo que a mí respecta, prefiero el vicio silencioso a la virtud ostentosa.