La liberación de energía atómica no ha creado un problema nuevo. Simplemente ha hecho más urgente la necesidad de resolver una existente.