La matemática pura es, a su manera, la poesía de las ideas lógicas.