Se puede decir que el eterno misterio del mundo es su comprensibilidad.