Todos estos impulsos primarios, que no se describen fácilmente con palabras, son el origen de las acciones del hombre.