Una mesa, una silla, un cuenco de frutas y un violín, ¿qué más necesita un hombre para ser feliz?