Para ser un personaje que siente una emoción profunda, hay que ir a la bóveda de la memoria y mezclar un recuerdo triste de la propia vida.