Los niños me miran, ‘Ah, eres mi héroe’. Quiero enseñarles a esos niños. ‘Oye, escucha, Dios es mi héroe. Murió en la cruz por mis pecados, y Él es el indicado. Así es como quiero vivir, como Él, y quiero que ustedes hagan lo mismo.