A veces, nuestra luz se apaga, pero otro ser humano la enciende. Cada uno de nosotros debe nuestro más profundo agradecimiento a quienes han reavivado esta luz.