Al tener reverencia por la vida, entramos en una relación espiritual con el mundo. Al practicar la reverencia por la vida, nos volvemos buenos, profundos y vivos.