Así como la ola no puede existir por sí misma, sino que siempre forma parte de la superficie agitada del océano, así nunca debo vivir mi vida para sí misma, sino siempre en la experiencia que está sucediendo a mi alrededor.