El sauce que se inclina a la tempestad, muchas veces escapa mejor que el roble que la resiste, y así, en grandes calamidades, a veces sucede que los espíritus ligeros y frívolos recuperan su elasticidad y presencia de ánimo antes que los de carácter más elevado.