La bondad constante puede lograr mucho. A medida que el sol hace que el hielo se derrita, la bondad provoca que se evaporen los malentendidos, la desconfianza y la hostilidad.