La verdad no tiene un momento especial propio. Su hora es ahora, siempre.