Un hombre es ético sólo cuando la vida, como tal, es sagrada para él, la de las plantas y los animales como la de sus semejantes, y cuando se dedica servicialmente a toda la vida que necesita ayuda.