Ayúdanos a reconocer tu voz, ayúdanos a no dejarnos seducir por la locura del mundo, para que nunca nos separemos de ti, oh Señor Jesucristo.