¿Por qué Dios me ha dado un talento tan magnífico? Es una maldición y una gran bendición.