Un juicio cuerdo no aborrece más que una imagen perpetrada sin conocimientos técnicos, aunque con mucho cuidado y diligencia.