De su experiencia o de la experiencia registrada de otros (historia), los hombres aprenden solo lo que sus pasiones y sus prejuicios metafísicos les permiten aprender.