El encanto de la historia y su enigmática lección consiste en que, de época en época, nada cambia y, sin embargo, todo es completamente diferente.