El infierno no solo está pavimentado con buenas intenciones, está amurallado y techado con ellas. Sí, y amueblado también.